El paso de el tiempo nos permite ver las dos obras de La Calle del Agua con un creciente interés.

Calle del Agua: fuente de los Caños y molino harinero.

Acabada en abril de 2015 con fondos europeos, con el presupuesto del proyecto inicial a pesar de los imprevistos surgidos. Todo tuvo que rehacerse en obra. En el papel quedaron las clepsidras, los petroglifos, el reloj de sol, las máquinas hidráulicas, etc…

Realizada contra viento y marea, desde el desinterés del entonces máximo responsable municipal, con el enfrentamiento irracional de algunos vecinos. Estas dos obritas no  merecen el abandono y la desidia de sus responsables actuales.

La puesta en valor de la Información introduciendo el testimonio intangible de los últimos  actores sociales de la Calle del Agua mediante el uso de códigos QR y video realizado por Frodo García Conde y la maqueta de fundición de aluminio que referencia el Lugar, constituyen el aspecto más relevante del proyecto que se esfuerza por conservar “la pátina del Tiempo”.DSC09242 (2)DSC06221DSC08490DSC08451DSC08436DSC06217DSC06212DSC06226DSC00424 (2)DSC08432DSC00416DSC08430DSC08442

Proyecto de recuperación del patrimonio cultural y etnográfico. Declarado bien de interés cultural, con categoría de lugar de interés etnográfico. Murcia, 8 de febrero de 2011. —

“En la segunda mitad del siglo XV las Visitas santiaguistas constatan que el sistema hidráulico de Pliego comprendía el nacimiento de Los Caños (la fuente del lugar), situado al pie del cerro del castillo, la acequia principal, que cruzaba el casco urbano pasando, primero, por el interior de la fortaleza y a continuación por un molino harinero sito junto a la barrera de aquélla, y las tierras irrigadas de los alrededores. Tiempo después es mencionada la existencia de una balsa alejada de la población, donde se recogía el agua de la acequia madre, que los textos santiaguistas bajomedievales no mencionan”. Francisco Chacón Jiménez. De la memoria del proyecto cultural.

El proyecto plantea las relaciones entre agua, energía y tiempo como factores que se van interrelacionando a lo largo del recorrido de la calle y que han condicionado el uso social del espacio.

De algún modo, un espacio urbano es un lugar social asociado al tiempo y a la energía. En este caso el movimiento del agua activa mecanismos y resortes (molinos, almazaras, batanes) y el propio recurso hídrico es controlado socialmente por unidades de tiempo y artefactos: tandas de riego, relojes, etc.

El proyecto va proponiendo otros artefactos que evidencian esta relación: clepsidras, reloj de sol, microgeneradores hidráulicos y solares, pilonas etc.  sugiriendo elementos evocadores del agua:  difusores. humectadores cerámicos, esculturas dinámicas de agua. La ausencia de agua se sustituye por sus efectos a través de estas relaciones utilizando el verde y el sonido como sus manifestaciones. Al mismo tiempo propone la regeneración del propio espacio y su uso ciudadano mejorando las condiciones de confort con las transformaciones del microclima de la calle, la escenografía del agua y la puesta en valor de los valores etnográficos e históricos. Se estudia el caudal de agua de escorrentía a recoger en La Balsa (próxima fase 2) en toda el área de intervención (calle y cubiertas).

Se propone una escenografía museística en la que la calle es el recorrido y los edificios las vitrinas al pasado.

Así en la fase 1 ejecutada, la recuperación del molino harinero eléctrico se contempla desde el exterior, evitando que la admisión de personas obligue a transformar totalmente el contenido. Esta primera vitrina se ha centrado en la visión entrópica del paso del tiempo, conservando el interior exactamente igual que cuando cerró su actividad. En el video que se proyecta y en los QR se profundiza en su conocimiento.

La plaza de los Caños se transforma para presentar los restos aflorados y para crear un espacio de confort para sus vecinos. Bancos para sentarse y rincones a la sombra del almez transforman un sitio de paso en un estar.

Hemos utilizado piedra caliza ámbar de desecho de cantera de la zona en pavimentos y grandes piezas de hormigón para escaleras, jardineras y mobiliario. Una maqueta en fundición de aluminio (prototipo realizado en el estudio) los códigos QR y un video ayudan a musealizar el espacio.

Aspecto del pavimento de caliza ámbar y piezas de hormigón

IMG-20150305-WA0005

Esta entrada fue publicada en Obra, Obra Pública, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *